De días y desidias (parte 1)




¿Cómo alguien puede tratar como mierda a alguien que ha dado todo para que pese a las carencias, nunca le faltara nada?
Hay gente escoria en todos lados y siempre habrá uno en cada familia... en la mía lo hay.

Mi familia se ha regido por un matriarcado heredado de generaciones pasadas. Quizá de manera forzada a consecuencias de grandes desgracias, (por lo menos en el caso de mi padre y mi abuelo que son las historias que conozco mejor).
Las tragedias están presentes todos los días, pero hace unos meses decidí dejar de cargar constantemente con esos recuerdos. Le digo adiós a la muerte y le sonreiré al recuerdo. Me quedaré lo tierno de nuestra infancia y lo exaltaré al punto de sea lo único que tenga presente de esos viejos tiempos.

Las mujeres en mi familia siempre han sido fuertes,  los hombres nobles y ambos de buen corazón. (con su clara excepción y con el cual trato de tener el mínimo diálogo posible, y lo digo abiertamente porque como dicen: Este es MI BLOG y ME LO FOLLO CUANDO QUIERO.)

Mañana cumplo 29 años. Esto quiere decir que mis células han cambiado completamente 3 veces desde que nací y podría decirse que "no soy la misma persona". Me alegra no ser la misma persona. Me alegra también que en este momento de mi vida, las cosas estén tranquilas en el ámbito personal, sentimental, laboral y familiar. Las cosas en casa están tranquilas y la verdad es mucho que agradecer.

En estos meses ha comenzado la travesía que durará aproximadamente 2 años para sacar el primer cortometraje donde por fin, de una buena vez, yo dirigiré. La historia tiene algo de mí, algo de mi madre y otro tanto de mi abuela. La historia está situada en los años noventa y tiene una remembranza detallada a los años 50, donde la madre de la protagonista (basada en mi madre) narra detalladamente como conoció a su esposo (historia basada en la vida de mi abuela).

Ganas no me faltan de llenar 3 o 4 folios del porqué me emociona este proyecto, a quien se lo dedico y a quien se lo debo. Pero son cosas quizá muy mías que realmente ni vendría a cuento decirlas y probablemente no se entenderían; así que simplemente les dejo las primeras 3 hojas del storyboard de "De días y desidias" y ya se verá si esto llega a buen puerto.

*Perdón si no se entiende un carajo lo que escribo, es que la mente funciona asi; empecé a escribir emperrada, luego un mucho de divague y al final me acordé que solo venia a postear esas imágenes.

P.D: hay una frase en el guión que cito de mi abuela. A lo mejor no dice mucho fuera de contexto, pero si mucho de lo que en esencia viene a ser esto que hago. En fin. Nos vemos pronto por el camino.





"-Allí yo pasaba desapercibida, era una

niña de 13 años; vestida y arreglada como tal.-"






2 comentarios:

  1. A veces no entiendo como hay cosas bien chafas que todo el mundo sigue, lee y comenta, y como hay cosas tan bonitas como este blog y esta entrada y que nadie se tome el tiempo de decir nada. Nos tomamos el tiempo de ver pero no saben a veces lo importante que es, para quien lo hace, que se detengan a decir algo. Que indiferencia jolishit.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí; cuando veo que alguien deja mensaje por aquí, inevitablemente siento un brinco en el corazón, porque ese alguien se ha tomado la molestia de "iniciar sesión" y darme 2 minutitos de su tiempo, lo que es invaluable. Y ya si vienen y dicen cosas tan bonitas de este blog ("asín como usté") no es un brinco, es el "chile-mole-pozole" en el interior ajajajajajajja y pues dan muchisimas ganas de hacer más cosas y compartirlas. También creo que no soy experta en moverme por el mundillo bloguero o simplemente, como dice una canción: "♫♪Me falta la suerteeeee, que otros no mereceeeen ♪♫" jajaja MUCHAS GRACIAS POR TOMARTE EL TIEMPO! :)

      Eliminar